Comunicado

07/02/2013 | Noticias

COMUNICADO

 

El Colegio de Biólogos de Costa Rica nació en 1968, mediante la aprobación de la Ley N°4288 del 20 de diciembre de ese año, con la finalidad de regular el ejercicio de la profesión de la biología en Costa Rica, para así promover la excelencia en todas las labores que realicen sus agremiados. Esto es de vital importancia en la actualidad, por la relación que existe entre la calidad de los análisis biológicos que desembocan en una verdadera identificación de la fragilidad de la biodiversidad y la posterior toma de decisiones para promover un verdadero desarrollo sostenible en el país, de conformidad con los compromisos internacionales con que cuenta el Estado en materia biológica y ambiental como el Convenio sobre la Diversidad Biológica de las Naciones Unidas.

Desde hace más de 6 años el Colegio ha indicado a la Secretaría Técnica Nacional Ambiental (SETENA) las serias deficiencias del instrumento de Evaluación Inicial D1, en donde no se ha establecido una herramienta adecuada para la evaluación de la parte biológica y que se ha permitido que profesionales sin adiestramiento en temas de biodiversidad y por ende sin agremiarse en este Colegio Profesional, definan  si hay afectación de flora y fauna. Esta situación implica una clara violación a la Ley Orgánica (N°4288) de nuestro colegio, así como a la Ley Orgánica del Ambiente N°7554 del 4 de octubre de 1995, los principios establecidos en la Declaración de Río sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (1992), así como los demás instrumentos normativos de protección al ambiente, que reiteran la necesidad de aplicar un principio precautorio ante la insuficiencia de datos científicos.

Lo anterior provoca también una desprotección del ambiente esto por cuanto se omiten procedimientos de muestreo mínimos para evaluar áreas por desarrollar. De la misma forma, se han detectado problemas en los resultados obtenidos en otros instrumentos de evaluación como el D2, el Índice de Fragilidad Ambiental para aplicar a planes reguladores, en el Estudio Diagnóstico Ambiental (EDA), Planes de Gestión Ambiental (P-PGA), Estudios de Impacto Ambiental (EsIA) e Índice de Fragilidad Ambiental (IFA) 

Existe una grave problemática ante la situación de que no se exija que quienes definan la posible afectación a recursos de la biodiversidad no sean profesionales agremiados a este colegio, lo cual permite que quienes realicen dichas evaluaciones se aparten de criterios técnicos y científicos.

Tal y como ha sido confirmado por la Procuraduría General de la República en Dictamen C-086-94 del 31 de mayo de 1994, este Colegio tiene la atribución de acusar judicialmente a quienes ejerzan ilegalmente la profesión, asimismo, las personas empleadoras de profesionales en biología, deben solicitar la certificación a este Colegio, de que la persona está facultada para el ejercicio legal de la profesión, esto con el objetivo de evitar tipos penales como los establecidos en los artículo 47, 241, 322 y 337 del Código Penal N°4573 del 4 de mayo de 1970.

Por lo tanto:

  1. El Colegio de Biólogos de Costa Rica hace un llamado a las instituciones públicas, estatales, empresas públicas y privadas, que someten estudios para viabilizar proyectos en SETENA, para que exijan la contratación de profesionales acreditados en biología para la correcta evaluación del componente de Biodiversidad.

 

  1. Recordar a los profesionales agremiados a nuestro Colegio, que la responsabilidad profesional asumida en un instrumento de evaluación de impacto ambiental no sólo considera el diagnóstico de situación actual del área de interés, sino que debe involucrarse activamente en la evaluación de impactos, las medidas de prevención, mitigación y compensación correspondientes, así como los esquemas de monitoreo para verificar el estado de salud de ecosistemas y/o especies a través del tiempo.

 

  1. Recordar a la sociedad costarricense que el Colegio de Biólogos de Costa Rica actuará diligentemente denunciando a profesionales y personas que demeriten el ejercicio de la profesión, así como a empresas y empleadores que tengan profesionales no inscritos a este Colegio trabajando en ciencias biológicas.

 

Aún más responsabilidad es la que implica el incorporar la variable de biodiversidad en la elaboración de IFA’s para los planes reguladores, por lo que se solicita a todos los profesionales que participan en este tipo de instrumento, que asuman una labor proactiva en todos los capítulos que conlleva dicho instrumento, para así contar con medidas, procedimientos y normativas específicas que ayuden a mantener o mejorar la salud de los ecosistemas y de la biodiversidad asociada, en beneficio de la sociedad y de los compromisos ambientales adquiridos por el país en tratados y convenios de carácter internacional.

Este cuerpo colegiado tomará las acciones legales y administrativas cuando detecte irregularidades en estudios ambientales que, por debilidad del abordaje en el tema de biodiversidad, amenacen con dañar el ambiente biológico del país.

Agradeciendo de antemano la atención a la presente, cordialmente les saluda

 

 

Dr. Rolando Ramírez Villalobos
Presidente Junta Directiva
Colegio de Biólogos de Costa Rica